¿La tecnología nos está separando de nuestros hijos?

Todos lo hemos hecho – pedirles a nuestros hijos que nos pregunten después cuando nos llega una llamada muy importante para ignorar, o cuando tenemos que contestar ese último correo electrónico.

Estamos tan conectados estos días que es casi imposible apagar el interruptor. Tomamos el BlackBerry o el iPhone a primera hora de la mañana y en la última hora en la noche, y docenas de veces entre esas horas. Revisamos nuestra página de Facebook para buscar actualizaciones que no nos hubieran interesado hace algunos meses, pero que ahora nos parecen imposibles de ignorar.

Hacemos todo esto sin pensar y muchas veces sin notarlo. Pero nuestros hijos lo notan. Nuestros hijos notan nuestra dependencia en los teléfonos inteligentes y en otros aparatos y de cómo todas las cosas y todo mundo ocupan un segundo lugar a la tecnología y a la comunicación constante.

No debe de sorprendernos que los tweens e inclusive niños más chicos envíen mensajes de texto y correos electrónicos como profesionales. Nosotros les enseñamos. Les enseñamos qué tan vitales se han convertido  estas formas de comunicación y cómo una llamada de teléfono, mensaje de texto o correo electrónico no pueden ser ignorados.

¿Nos debe de sorprender entonces que algunos padres hayan perdido la habilidad para conectar con nuestros hijos? Está bien, evitamos la responsabilidad al sugerir que es la culpa de nuestros hijos; que ellos son los que tienen los ojos pegados a la pantalla de la computadora o los oídos conectados a esos audífonos blancos tan comunes. Pero como casi todo lo demás que ellos hacen, aprenden sus hábitos de nosotros. Su falta de comunicación es nuestra falta de comunicación.

El Dr. Mark Goulstein, al escribir para The Huffington Post, lamenta el destino de nuestro mundo motivado por la tecnología, en donde los padres ocupados y los padres que solamente piensan que están ocupados han perdido la habilidad de conectarse con sus hijos. Él cree que los padres no han perdido la "voluntad" de conectar, de guiar y de enseñar a sus hijos, pero que en lugar de ellos no conocen la "manera" de conectar.

Para ayudarlos, el Dr. Goulstein ofrece algunos consejos prácticos de cómo reabrir las líneas de comunicación, así como algunas lecciones importantes de la vida, incluyendo a las tres Ps – perspectiva, perseverancia y paciencia.

Pero quizá el mejor consejo para los padres desconectados es el empezar a encontrarse con sus hijos al poner a un lado el teléfono y cerrar la computadora. Quizá no siempre puedas inculcarles algo, pero por lo menos ellos sabrán que son más importantes para ti que el siguiente correo electrónico al azar.

¿Sientes que la tecnología te está distanciando de tus hijos? ¿Se está volviendo más difícil el desconectarte de tu vida en línea a favor de tu vida en el hogar? ¡Comparte tus pensamientos con The Online Mom! 



Comments:
Comment by Inma, posted 1/31/2012, 2:22 PM:

Totalmente de acuerdo con vuestras palabras. Los padres somos los que hemos de dar ejemplo a nuestros hijos y ser capaces de demostrarles que estamos ahí a su disposición, sin ordenador ni televisión por medio para escucharles y comunicarnos con ellos. ¿Lo hacemos realmente? o ¿estamos más relajados delante de la tele sentados en el sofía o contestando a mensajes en FB? No podemos culpar a los hijos por su adicción a las pantallas.Es nuestra responsabilidad mejorar como padres
Thank you for submitting your comment. Your comment will appear on the site after it has been reviewed by site moderators!
Post a Comment:
Name:
Email:
Comments (max 500 characters):

Permalink | Print | Email

Share this article!