El mito de los multifuncionales



El New York Times publicó ayer un artículo sobre nuestra obsesión con la tecnología y el impacto que está teniendo en todo, desde las relaciones con los miembros de la familia hasta nuestra habilidad de concentrarnos en más de una tarea, por un tiempo mayor a unos minutos a la vez.

Titulado Hooked on Gadgets, and Paying a Mental Price (Enganchado en los Aparatos, y Pagando un Precio Mental), el artículo es largo, lo cual es irónico debido al tema. Basados en nuestras propias observaciones, ¡la mayoría de los  eruditos tecnológicos no tendrán la capacidad de concentración para pasar más allá de los primeros párrafos! Eso sería una lástima, ya que el artículo contiene un tesoro de información e investigación actualizada al minuto de la manera en que la tecnología está cambiando el modo en que pensamos y actuamos.

“La tecnología está reconfigurando el cableado de nuestros cerebros,” dijo Nora Volkow, directora del  National Institute of Drug Abuse (Instituto Nacional para el Abuso de Drogas) y uno de los científicos de neurología más importantes del mundo. Esto puede ser benéfico cuando se trata de la identificación y acumulación selectiva de información, pero los investigadores se preocupan acerca de la exposición constante a una multitud de formatos de medios.

Uno de las consecuencias de la era digital es el número de gente que se jacta de ser multifuncionales - personas capaces de realizar varias tareas a la vez, incrementando de esa manera su productividad y eficiencia. Quizá lo podamos ver en nosotros mismos o en personas con las que trabajamos, y cada vez lo vemos más en nuestros hijos: la creencia en su habilidad de hacer la tarea, escuchar un iPod, ver televisión y actualizar una cuenta de Facebook, ¡todo al mismo tiempo!

Sin embargo, el artículo del Times cita investigación convincente que sugiere que los multifuncionales no son exactamente las personas súper eficientes de metas superadas con creces que aseguran ser. Cuando se enfrentan con las pruebas que requieren que ellos filtren la información relevante y que hagan malabares  efectivos entre las tareas múltiples, ¡resulta ser que los multifuncionales se desempeñaron considerablemente peor que los que no son multifuncionales!

(Para que hagas estas pruebas por ti mismo, el New York Times tiene un juego que prueba qué tan bien puedes filtrar a las distracciones, así como un juego que prueba qué tan bien alternas entre varias tareas.)

Otra investigación demuestra que algunas personas en verdad sí pueden manejar fuentes múltiples de información, pero estos “súper productores” representan a menos del 3 por ciento de la población. Para el resto de nosotros, el estirarnos para alcanzar un iPhone o un Blackberry debe de verse como lo que es: una distracción seria de cualquier otra cosa que estemos haciendo, ya sea el disfrutar de una cena familiar, manejar un auto o simplemente hablar con nuestros hijos.



Gracias por compartir su comentario con nosotros. El texto sera incluido cuando sea revisado por nuestros editores.
Escriba su Comentario:
Nombre:
Correo electrónico:
Comentario (máximo 500 letras):

Permalink | Print | Email

Share this article!