Los campamentos de verano y la tecnología: ¡Una tregua insegura!



Por Nicole Freeman

Es esa época del año otra vez. Decenas de miles de niños de todo el país se preparan para la peregrinación anual al las zonas al aire libre y al bosque, conocido también como el campamento de verano.

La mayoría de los chicos anticipan positivamente a la experiencia. Aunque pueden extrañar a sus papas y a las comodidades del hogar, están más que felices de intercambiarlas por unas cuantas semanas de nadar, escalar en las rocas y cantar en coro en las noches.

Sin embargo, hay ciertas comodidades modernas de las cuales muchos tweens y adolescentes no están tan felices de separarse. Los más populares son los teléfonos celulares, los iPods y los videojuegos.

En una época en la que los envíos de mensajes de texto y el entretenimiento digital se han convertido en instrumentos esenciales diarios, el campamento de verano puede ser el último refugio, desplazando a la oleada de aparatos electrónicos a favor de un modo de vida más simple y natural.

Pero en estos días, inclusive estos refugios de la vida sana al aire libre están siendo presionados. La mayoría de los directores de los campamentos ahora admiten que es imposible prohibir por completo a la tecnología, especialmente cuando se ha convertido en una parte tan importante de las vidas de los campistas y de sus padres.

“La tecnología en algunos aspectos ha encontrado su lugar en el campamento, y en algunas instancias sigue siendo algo no permitido,” dijo Jeff Solomon, director ejecutivo de la National Camp Association  (Asociación Nacional de Campamentos).

La mayoría de los campamentos aún prohíben los videojuegos y aún aquellos que permiten los teléfonos celulares tienen reglas estrictas de cómo y cuándo pueden ser usados. “La política debe de ser aplicada a través de todo el espectro,” dijo Amy Richardson, una consejera antigua de un campamento en la parte norte del Estado de Nueva York. “Los teléfonos inteligentes son los peores. Pueden rápidamente crear una división entre los que tienen y los que carecen. y arruinar por completo a la experiencia del campamento.“

En lo que se refiere a los chicos mismos, la mayoría de los directores de los campamentos dicen que se ajustan a una vida sin tecnología rápidamente. “El ir de 200 mensajes de texto diarios a cero no es una transición fácil,” dice Richardson. “Pero la mayoría de los chicos quieren integrarse al grupo alrededor de ellos y, si las reglas son aplicadas de una manera pareja y con justicia, entonces todos se ajustan con relativa rapidez.

Esto no quiere decir que los chicos no se adentran de nuevo en la tecnología inmediatamente después de que regresan a casa, dice Christie Martin, madre de dos niñas jóvenes adolescentes. “Ellas siempre me dicen que estuvieron muy felices de estar lejos de todo el drama, pero 5 minutos después de caminar por la entrada, ¡están enviando textos como si nunca se hubieran ido!”



Gracias por compartir su comentario con nosotros. El texto sera incluido cuando sea revisado por nuestros editores.
Escriba su Comentario:
Nombre:
Correo electrónico:
Comentario (máximo 500 letras):

Permalink | Print | Email

Share this article!