Deje que el Hermano Mayor (O la Hermana) les Muestren el Camino

¡Pero usted querrá observer el contenido!

Por Terri Hunter-Davis

No es ninguna sorpresa que los hijos más pequeños aprenden de los hermanos mayores.  Ya sea que se trate de competir, el simple hecho de querer mantenerse al mismo nivel o conformarse con el adulto que tiene menores preocupaciones, las hermanas y los hermanos menores obtienen una gran cantidad de información de los mayores.  Desde los primeros pasos (que a menudo  son dados a más temprana edad que los hermanos mayores)  y más allá, la influencia fraternal es evidente.

La tecnología no es la excepción. Muchos padres (incluso yo misma) observan que los hijos más pequeños adquieren destreza ante la computadora, los videojuegos y otras habilidades mucho más pronto que sus hermanos mayores. ¿Cómo? Junto a sus hermanos mayores.

Compartiendo habilidades

A veces es el resultado de un deseo de los mayores de alardear de sus nuevas destrezas, parecido a lo que hace un niño que empieza a leer y que practica (y, al mismo tiempo, le enseña) frente a su hermano o hermana más joven. Hacer un dibujo en un programa de pintura permite que el niño mayor adquiera habilidades con el ratón (mouse) al mismo tiempo que el más joven aprende a hacerlo.  Antes de que uno se dé cuenta, ya tiene a un hijo de 6 años y a uno de 4 que tienen destrezas similares. Y esto sigue progresando: a medida que el mayor aprende nuevas cosas, el menor lo nota y quiere aprenderlas también.

Quizás la influencia se hace más obvia cuando ambos niños están en edad escolar parecida.  Como hace notar Tom McCarthy, un padre de San Francisco con hijas entre 10 y 7 años de edad: “Ambas fueron a la misma escuela de pre- escolar y de primaria y se han familiarizado con las computadoras, tanto en las escuelas como en el hogar.”  Sin embargo, la más chica, a la edad de 7 años, hace más cosas en la computadora que la mayor. “Puede sentarse ante la PC o la Macintosh y encender cualquiera de ellas y divertirse. Y, esto no porque le hayamos enseñado a hacerlo, sino porque ha visto a su hermana hacerlo.” Añade McCarthy.

Descubriendo Internet

No hay que dar un gran salto entre las habilidades básicas para utilizar la computadora y el descubrimiento de Internet. La afinidad que tiene la mayor para los juegos y las redes sociales que son apropiadas a su edad, se transfiere fácilmente a la más joven.  En nuestro hogar, la hija de 6 años ve a la de 10 divertirse con los juegos en Fantage, DisneyChannel.com o Club Penguin, y desea la oportunidad de unirse a la diversión.

La misma dinámica se da con los videojuegos, desde Nintendo DS Lites hasta Xboxes and Wiis. Sentar a dos niños ante un juego, dará por resultado que lo compartan ¡Aunque solo sea para evitar que la menor acuse a la mayor! Al mismo tiempo que, nosotros, los padres, nos sentimos tan contentos de que se lleven bien, la menor está aprendiendo de la mayor (y, probablemente un año o dos antes de lo que debería ser).

Sucede lo mismo con los teléfonos.  De hecho, es probable que tu hija mayor pueda operar un teléfono celular mejor que tú. Si se les da a las dos unos cuantos minutos, la menor también lo habrá dominado en ese tiempo. Ambas estarán enseñándote como tomar fotos, mandar mensajes de texto y entretenerse con los juegos.

En general, podemos decir que esto es algo positivo.  De todos modos, los hijos menores aprenderán todas estas cosas y el aprenderlas pronto puede ser una ventaja para las situaciones de aprendizaje más normal.  Un chico que va al jardín de niños y que ya maneja lo básico de las computadoras, está listo para adquirir otras habilidades más avanzadas.

¿Es hora de separarlas?

Pero, como en la mayoría de las cosas, lo malo está en los detalles. Y aquí los detalles se encuentran en el contenido y en los juicios que se hacen acerca de cuál es el contenido apropiado para una determinada edad.
Éste se un problema menor cuando los niños tienen edades parecidas.  Es probable que lo que juzgas apropiado para tu hijo de 10 años lo será también para el de 8.  Pero, ¿qué sucede si se tiene uno de 12 y uno de 8? ¿Es deseable que jueguen con los mismos videojuegos? Podría ser que le permitieras al de 12 años ver algunos videos en YouTube, pero ¿qué pasa con el de 8 años? Tu hijo de 15 años podría tener una cuenta de MySpace pero el de 11 no. ¿Sería esto un problema?

Si la discrepancia en los niveles de madurez es importante, sería aconsejable separarlos y asignarles tiempos diferentes a cada uno ante la computadora. Existe un software que nos ayuda en esto: los programas de controles para padres pueden ser hechos a la medida de cada hijo, limitando el tiempo que pasen en línea y filtrando los contenidos.

Decisiones acerca de los contenidos

Permite que el sistema para videojuegos “Entertainment Software Rating Board” (Junta de Calificación de Programas de Entretenimiento), que es similar al sistema MPAA de calificación de películas y televisión, te sirva de guía para seleccionar los juegos apropiados a las edades de tus hijos.  (El sitio ESRB incluye también definiciones de los descriptores de contenido, lo cual te permite tomar decisiones más informadas acerca del contenido.) Considera el tener juegos manuales para todas las edades, de tal manera que los hermanos puedan jugar juntos; pero aclárales que los títulos para muchachos más maduros no deben ser usados por los más chicos.

Considera la posibilidad de utilizar las funciones de filtro de YouTube (las encontrarás en “parámetros de cuentas” o account settings) para ayudar a desviar contenidos que no sean apropiados para los menores y educa a tus hijos para que descarguen las versiones “limpias” de las canciones y los videos de iTunes.  Dependiendo de la edad de tus hijos, podrías querer ser el guardián de las descargas, determinando qué se debe descargar o cargar en los MP3.  Éstas no son medidas totalmente a prueba de errores, pero ofrecen la oportunidad de abrir líneas de comunicación acerca de lo que son los contenidos apropiados, tanto para los mayores como para los menores.

Por supuesto que quieres mantener abiertas esas líneas de comunicación al explicar porqué los chicos que aún no están en la adolescencia no deben entrar al sitio de MySpace o porqué no quieres que se descarguen algunas versiones de las canciones de Justin Timberlake.  No se trata solamente de un asunto de edad o de autoridad paternal. Estas situaciones otorgan a los padres más oportunidades para reforzar los valores de sus hijos, lo cual siempre es algo positivo.

Terri Hunter-Davis es una experimentada escritora, editora y diseñadora tanto en medios impresos como en línea.  Sus áreas de experiencia incluyen la familia, el estilo de vida y asuntos de interiores. Terri vive en San Francisco con su esposo y sus hijas de 6 y 10 años, quienes están resultando ser expertas en tecnología.

Gracias por compartir su comentario con nosotros. El texto sera incluido cuando sea revisado por nuestros editores.
Escriba su Comentario:
Nombre:
Correo electrónico:
Comentario (máximo 500 letras):

Permalink | Print | Email

Share this article!