¿Importa el Tamaño?

En un mundo de teatros para el hogar y grandes pantallas de televisión, los artículos de video móviles están empezando a hacer impacto. ¿Estamos listos para acoger a las pantallas pequeñas de televisión?

Por Sarah Klein

No es una noticia extraordinaria que el americano promedio ve mucha televisión. Ya sea que estemos viendo la televisión real o navegando en línea, pasamos una buena parte del tiempo frente a las pantallas.  En mayo de 2008, pasamos la inmensa cantidad de 127 horas de nuestro tiempo de ocio (lo cual resulta casi 32 horas por semana) viendo televisión.  Luego, habrá que añadir otras 26 horas en Internet, navegando por la web, contestando correos electrónicos…y viendo más televisión.

Al principio, alguna parte de quienes ven televisión titubeó acerca del aumento de la disponibilidad de video en línea y no estaban dispuestos a ver sus programas y películas favoritos en la pantalla pequeña. Pero, a medida que nos hemos sentido lentamente más cómodos viendo películas y los programas regulares de televisión en los teléfonos celulares, reproductores de MP3 y otro tipo de aparatos portátiles de pequeñas pantallas, están surgiendo constantemente nuevas oportunidades para tener tiempo de pantalla.

En julio, el  New York Times reportó que 4.4 millones de personas tienen una suscripción de video en sus teléfonos celulares.  Esto representa solamente una pequeña fracción de los 217 millones de americanos que cargan teléfonos celulares, pero estos suscriptores están almacenando cantidades importantes de tiempo de pantalla, viendo un promedio de 3 horas al mes en pantallas que algunas veces no son ni de 7.5 cm. de ancho.  Una investigación Nielsen de 2007 descubrió que 19 por ciento de la gente está utilizando alguna clase de artículo personal de video, ya sea que se trate de un teléfono celular, un reproductor  MP3 o un sistema de DVD en el automóvil.

Muchos de los artículos más populares tienen una amplia gama de características.  Un adminículo esbelto podría ser tu teléfono, tu navegador de Internet, tu reproductor portátil de video y hasta tu lista del mercado. O podrías optar por un artículo portátil que sea únicamente para ver videos, donde podrían encontrarse ventajas (hablando de manera relativa) como una pantalla más grande y mayor memoria.  El optar por un reproductor de videos portátil con un espacio de almacenaje ligeramente menor, podría hacer que ahorraras más dinero y si utilizas tarjetas removibles de memoria, aún puedes mantener un gran contenido en tu mano.

Las Mejores Opciones para Ver en Pequeñas Pantallas

Entonces, ¿cuáles son tus opciones cuando se trata de ver videos en la palma de la mano?

Con una pantalla relativamente grande de casi 11 cm. y buena resolución de video, Archos 605 WiFi es tu mejor selección si estás pensando solamente en video.  Con un costo que varía entre $210 y $300, tiene la ventaja de que no sería necesario romper totalmente la alcancía.

Con una etiqueta de precio más conveniente, actualmente está en el mercado otro gran artículo portátil, el iPod Touch, llamado el iPod “más divertido del mundo”. Repleto de características de entretenimiento, el Touch no solamente permite a los usuarios descargar y ver miles de videos desde  iTunes, sino que también se pueden mandar mensajes electrónicos y navegar el web, así como descargar millones de canciones y cientos de juegos.

Otro artículo popular es el Cowon A3,  un reproductor de video y música con una estupenda calidad de sonido, así como posibilidades de grabar video y audio. Su primo más pequeño y menos ostentoso, el Cowon O2, es más compacto y barato pero tiene características similares.

Si no necesitas una grabadora de video, el Creative Zen Vision W, de uso fácil, tiene casi el mismo espacio de almacenaje que el Cowon A3, además de una mejor pantalla y un radio de  FM integrado, pero resulta un poco demasiado estorboso y pesado.

El  Sony PCP, aunque tiene una extensa capacidad para juegos, sale reprobado en las críticas que conciernen a ver videos.  El integrado Wi-Fi y navegador del web no pueden
compensar el inconveniente que resulta del exceso de tiempo que toman las descargas y sus costosas tarjetas de memoria.

Por supuesto que muchas de estas compañías también fabrican reproductores de video más baratos, más pequeños y que no están tan bien equipados. Apple tiene tantas versiones de sus iPods que es difícil llevar la cuenta y muchos de los de precios bajos tienen capacidad de video, como el ZEN Mozaic y el V Plus, los cuales se venden al menudeo por menos de  $100. También Microsoft tiene su propio “iPod.” Llamado el  Zune, el cual reproduce tanto la música como los videos y guarda fotos.

¿Los Alcanzarán?

Los artículos que solamente son para reproducir videos tuvieron un mal inicio.  Cuando Archos lanzó su primera versión, la compañía francesa de electrónica vendió solamente  300,000 reproductores de video en los primeros tres años. ¿Por qué tan poco? Una razón consiste en que el ver videos requiere de atención.  Por el contrario, uno puede escuchar la música al mismo tiempo que hace cualquier otra cosa, desde pasear al perro hasta comprar abarrotes y hasta podar el paso.
 (Nota: Apple vendió 400,000 iPods en su primer año.)

La falta de calidad en la programación para reproductores de video ya no es, ciertamente un problema.  Para mantenerse al parejo con las masas de consumidores que están comprando iPods, la tienda de música y video de Apple: iTunes ha crecido hasta convertirse en una fuerza de posibilidades de descargas, con miles de películas completas y programas de televisión.

Otros reproductores de MP3 y adminículos de mano son compatibles con numerosos servicios de suscripción de video y música, como RhapsodyRealPlayer. Incluso algunos canales de televisión de calidad como Starz ofrecen suscripciones que permiten a los usuarios descargar videos a un aparato portátil.  Hasta el revolucionario de la televisión TiVo tiene TiVo to Go, de tal manera que puedas grabar tus programas favoritos y llevártelos por el camino.

En el actual estado de la economía, los reproductores de video con etiquetas de precios de más de $300 pueden no parecer prácticos y pudieran no tener muchos seguidores. Pero si tu reproductor de MP3 o tu teléfono puede reproducir también videos, ¿no te gustaría por lo menos probar uno?

Los investigadores afirman que más que el costo o la disponibilidad de programación de calidad, debe haber algo inherente a la forma de vida americana que hace que sea más lento el fenómeno de videos de pantallas pequeñas.  En Europa y Asia, donde mucha más gente toma el transporte público, abundan los reproductores personales de video.  Sin embargo, la mayor parte de los americanos conduce su auto para ir al trabajo, lo cual, sobra decirlo, no es muy favorable para ir viendo la televisión.

Muchas de las primeras revisiones de los reproductores portátiles de video, de fechas de
2004 a 2006, fijaban el valor de los artículos como aparatos destinados a desperdiciarse llenándose de polvo en los estantes de  Best Buys y Circuit Cities a lo largo del país. Con teléfonos celulares y reproductores de  MP3 equipados para ver videos, los usuarios ya tienen la tecnología que necesitaban.  Pero no olvidemos que los analistas también estaban inseguros acerca del futuro del DVD cuando salió al mercado por vez primera y ahora la VHS está prácticamente extinta.  Quizás sea demasiado pronto para saberlo a ciencia cierta, pero a lo mejor, el teatro casero tendrá el mismo destino.

Sarah Klein is a freelance writer for both print and online media living in Brooklyn, NY. Her work has been featured in Health.com, Sports Illustrated Kids, and Scholastic Classroom Magazines. To read more of her work, visit SarahKleinWrites.com.



Permalink | Print | Email

Share this article!