¡Se Rehusa Solicitud de Amistad!

Deberían los padres ser amigos de sus hijos en Facebook?

Por Sarah Klein

Mi mamá está en Facebook. Mi mamá es mi amiga en Facebook. Mi mamá hasta es amiga de algunos de mis amigos de Facebook.

Pero no siempre ha sido así de sencillo. Yo sabía que ya hacía tiempo que mi mamá había sentido  curiosidad acerca del sitio de redes sociales antes de que se uniera a él el verano pasado, pero no estaba segura acerca de cómo planeaba utilizarlo.  Hasta ese momento, no había visto a Facebook como algo en lo que los padres podrían interesarse.

Tenía que considerar cómo me hacia sentir el permitir a mi mamá entrar a un mundo en línea que era solamente acerca de mí y mis amigos.  Me costaba trabajo imaginar a mi mamá mandándome mensajes o viendo mis fotos.  Y, aunque, somos muy unidas, de todos modos tenemos una relación diferente a la que tengo con amigos de mi misma edad. ¿Podría una conexión en línea cruzar límites que generalmente no cruzaríamos en la vida diaria?

Facebook llega a la mayoría de edad

El sitio, creado por el entonces estudiante de Harvard, Mark Zuckerberg en 2004, era originalmente sólo para colegas de la misma edad de  Zuckerberg. Para mayo de  2006, el tráfico había subido constantemente hasta cerca de 14 millones de usuarios al mes. Al año siguiente, Facebook abrió sus puertas a usuarios de cualquier edad y el tráfico explotó.  Las estadísticas que acaban de conocerse al celebrarse el 5o. cumpleaños de  Facebook, colocan el número de usuarios activos en todo el mundo en una cantidad extraordinaria de 150 millones, ¡45 millones de los cuales se encuentran solamente en los Estados Unidos!

En los últimos dos años, la mayor parte del crecimiento ha seguido siendo de chicos de preparatoria y de colegio,  pero también ha habido un aumento en los usuarios mayores.
El  45% de la audiencia de  Facebook en los Estados Unidos tiene ahora 26 años o más y más del 25% son mayores de 35. Los números recientes también hacen notar el crecimiento de grupos de edad aún mayores, con el segmento de edades entre 35 y 54 creciendo a un explosivo 173%.

Por supuesto que los padres y los adultos pueden unirse a diversos sitios de redes sociales de nicho, dependiendo de sus intereses, sus entretenimientos y de qué tan cómodos se sienten al compartir informes sobre sus personas.  Pero, la escala de la audiencia de Facebook hace de este sitio la selección lógica para que los padres redescubran a sus viejos amigos de la escuela (¡al mismo tiempo que echan un ojo ocasional para saber en qué andan sus hijos!)

Padres contra Hijos

Pero, algunos chicos no quieren que sus padres adquieran repentinamente la habilidad de mirar en sus vidas de Facebook. Como reportó hay grupos de usuarios de Facebook protestando por el aumento de uso de los padres, temiendo que sus padres y sus madres estén espiándolos en un mundo que se suponía estaba libre de padres.  Existen grupos, a menudo con cientos de miembros, como Los Hijos contra los Padres que Tengan algo que ver con Facebook y Los Padres que Tienen Facebook son Espeluznantes que están luchando contra esta invasión de su mundo y que animan a los muchachos para que nieguen a sus padres todas sus solicitudes de ser amigos.

Algunos padres están respondiendo a esta lucha con grupos propios.  Grupos tales como
Mamás Tan Geniales que Pueden estar en Facebook y Mis Hijos Están Avergonzados De Que Tengo un Facebook recuerdan a los padres que ellos también tienen vidas propias y que no deberían necesitar llevar a cuestas las páginas de sus hijos. Los grupos sugieren que en lugar de permitir que un hijo les niegue la solicitud de amistad, no traten de añadirlo como un amigo, en primer lugar. Los padres pueden tener sus propias redes en línea, totalmente separadas de las de sus hijos. Además, ¿no son los hijos igualmente capaces de espiar en las vidas de sus padres?

¿Diario personal o boletín de medios?

En los últimos dos años, Facebook y otros sitios de redes sociales han realizado una buena labor al introducir varias características de privacidad, las cuales han dado a los usuarios un mayor control sobre quién puede o quién no puede ver su perfil y sus amigos.

Si tu hijo siente que su intimidad podría ser invadida por tu presencia en Facebook, podría deberse a que están tratando su cuenta de Facebook más como si fuera un diario (algo muy personal y privado), que como una conversación con amigos en la sala (que puede ser escuchada por cualquiera que esté cerca).

También podría ser sean muy selectivos y tener solamente un puñado de amigos en línea, en cuyo caso un padre no podría entrar en la ecuación.  Por otro lado, el recolector dedicado a conseguir amigos, que acepta solicitudes de gente que recuerda vagamente o que ni siquiera le han presentado, podría sentirse más a gusto al añadir un padre a su lista de “amigos” que ya llega a los cientos de ellos.  La forma en que un muchacho está usando Facebook, particularmente en los años de adolescencia, tendrá una gran influencia en qué tan cómodo se sentirá al compartir su mundo en línea.

Algunas cosas vale más que sigan siendo privadas

El Internet no sabe mantener secretos, por lo que los usuarios deben siempre seleccionar lo que desean que se haga público.  Quizás el hecho de confirmar a un pariente o a un hijo como amigo sea una buena prueba: ¿Si tú no quisieras que tu mamá o tu hijo lo vieran, debería de aparecer ahí, en primer lugar? ¿Te gustaría que un funcionario de tu escuela viera tu perfil? ¿El empleado de admisiones de un colegio? ¿Un jefe? Aún si confías a todos tus amigos en línea tus más oscuros secretos, cada semana salen a la luz historias acerca de páginas de Facebook que son “hacked” (robadas) y de informes personales que llegan a una audiencia mucho mayor de la que se deseaba.

Y, la gente sí checa Facebook.  Un reciente  New York Times article cuenta la historia de un estudiante de colegio que demandó a su escuela preparatoria porque lo suspendió por poner una nota iracunda concerniente a un maestro.  También ha habido numerosos cuentos acerca de estudiantes que fueron castigados por poner fotos de menores de edad bebiendo en sus perfiles de Facebook

¡Reglas para padres…y muchachos!

Antes de saltar dentro de la amistad a través de Facebook, platica con tu hijo acerca de cuáles sentimientos tienen ambos por convertirse en amigos de redes sociales.  También podría ser de utilidad elaborar algunas reglas que deban seguirse:
  • nunca pongas nada en la página de tu hijo sin contar antes con su permiso: ninguna foto, ningún comentario ni ningún chiste;
  • nunca trates de hacer amistad con los amigos de tu hijo; deja que ellos den el primer paso; y
  • nunca hables cara a cara con los amigos de tu hijo acerca de algo que estaba escrito en Facebook a menos que ellos lo mencionen primero.
De esta forma, tu hijo y sus amigos pueden estar contentos de saber que estás ahí, en el fondo, pero no sienten que están siendo juzgados por ti.

Eventualmente, acepté la solicitud de mi mamá de ser amiga, pero no sin antes haber puesto algunos controles de privacidad.  No es que tenga nada que esconder.  Sencillamente, he decidido que existen los padres y existen los amigos y que algunas veces ¡hay diferencias entre ellos dos!

Sarah Klein is a freelance writer for both print and online media living in Brooklyn, NY. Her work has been featured in Health.com, Sports Illustrated Kids, and Scholastic Classroom Magazines. To read more of her work, visit SarahKleinWrites.com.



Gracias por compartir su comentario con nosotros. El texto sera incluido cuando sea revisado por nuestros editores.
Escriba su Comentario:
Nombre:
Correo electrónico:
Comentario (máximo 500 letras):

Permalink | Print | Email

Share this article!