¡Te hablaré por Skype después!

En el tiempo que tarda mi mamá en encontrar el botón de encendido en su computadora, yo puedo enviar tres mensajes de texto, leer cuatro mensajes en Facebook y llamar a un amigo por Skype.

Bueno, no es así exactamente, pero ustedes entienden el punto.  El comunicarse a través de la tecnología se ha convertido en una segunda naturaleza, no solamente para los personajes de negocios con sus BlackBerrys, sino para la mayoría de chicos y adolescentes.  Los teléfonos celulares no son solamente una medida de seguridad para los nuevos conductores, sino que son una necesidad, de la misma forma que mantenerse al corriente acerca de lo que sucede con Gossip Girl o colocar nuevas fotos en Facebook es una forma de vida.

La investigación de Mercado del Centro sobre Medios y Salud Infantil sugiere que, para el año 2010, 54 porciento de chicos entre los  8 y 12 años de edad tendrán su propio teléfono celular; y la Fundación de la Familia Kaiser reportó que cerca de la tercera parte de los niños y jóvenes tienen una computadora en su recámara.  En resumen, los chicos están pasando mucho tiempo con la tecnología.

Aunque los padres y los investigadores discutan acerca de si la tecnología debe encontrarse en la recámara, es muy cierto que ha revolucionado la forma en que nos comunicamos. The Online Mom ha reportado con anterioridad las ventajas de utilizar las cámaras web o los mensajes instantáneos (IM) para conectar familias que se encuentran dispersas en diferentes estados o países.

A medida que cambia la forma de comunicarnos, también lo han hecho las leyes que regulan la comunicación.  Una de esas leyes tiene que ver con la visita virtual. El término se refiere a cualquier clase de comunicación (generalmente entre hijos y los padres divorciados que no tienen la custodia) a través de Internet, incluyendo Skype, IM, cámaras web y correo electrónico.

Hace poco, la revista Journal of Law and Family Studies reported que en tres estados adicionales: Wisconsin, Texas, y Florida se han adoptado leyes de visitas virtuales, después de que Utah fue el primero en hacerlo en el año 2004. Siete estados más tienen pendiente  legislación sobre el asunto.  Cerca de 10 millones de niños no tienen interacción frente a frente con alguno de sus padres y la visita virtual está contribuyendo a mantener la relación entre estos niños y los padres a quienes no ven con regularidad.

También es un medio de comunicación con el que los niños pequeños y los jóvenes están cada vez más familiarizados. Millones de ellos ya utilizan Skype, iChat u otros programas de comunicación por video para mantenerse en contacto con miembros no muy cercanos de la familia, amigos y compañeros de escuela.  Como lo documenta el reporte del Journal, un padre sin la custodia fue capaz de ampliar, de manera dramática, la longitud y profundidad del contacto con su hija a través de llamadas por video, lo cual hizo posible que pudiera admirar su nuevo corte de cabello, ver su disfraz de Halloween y compartir “algunos otros momentos espontáneos”.

Los opositores de las visitas virtuales afirman que los padres divorciados o sin casar podrían usar la tecnología para reemplazar completamente la interacción frente a frente (“Estoy demasiado ocupado en mi trabajo para visitarla, le mandaré un mensaje en la noche.”) o como una excusa para cambiarse lejos (“Me la voy a llevar conmigo a California: ¡siéntete con la confianza de usar Skype!”). Pero a menudo los psicólogos enfatizan las ventajas que representan el tener contacto regular con ambos padres  para la salud y el bienestar físico y mental de los chicos y en esta época de altas tasas de divorcio y de aumento de movilidad, ésta es un área en la cual la tecnología seguramente tendrá un impacto positivo.



Gracias por compartir su comentario con nosotros. El texto sera incluido cuando sea revisado por nuestros editores.
Escriba su Comentario:
Nombre:
Correo electrónico:
Comentario (máximo 500 letras):

Permalink | Print | Email

Share this article!