Enfrentando a los intimidadores en línea

Para muchos niños, Internet ha sido una tentación para ser malos, ofensivo u obscenos de manera tal que no se atreverían a hacerlo si estuvieran hablando con alguien frente a frente.  Este desagradable comportamiento ha dado lugar al término “intimidación cibernética”. Cerca de la tercera parte de los jóvenes afirman que han sido intimidados o molestados en línea y ese número sube hasta un 39 por ciento entre los jóvenes que utilizan sitios de redes sociales como Facebook o MySpace.

Recientemente, la intimidación cibernética en Facebook se convirtió en algo suficientemente serio como para generar una demanda judicial. Denise Finkel, que actualmente es estudiante de la Universidad de Albany, está demandando a cuatro de sus antiguos compañeros de clase y a los padres de ellos. Los jóvenes supuestamente crearon un grupo en el cual pusieron declaraciones dolosas relativas a la actividad sexual de Finkel.  La demanda alega que la actividad la hizo sentirse rechazada y no ser bienvenida en su escuela secundaria de Long Island, New York. Finkel también está demandando a Facebook por permitir que el grupo permanezca en línea.

Facebook planea pelear en el juicio, pero el caso ha suscitado cuestiones importantes acerca de cómo tratar el número cada vez mayor de casos de intimidación cibernética. Gran parte de ésta y de otras actividades en Internet no están contempladas específicamente por las leyes ya existentes. Sin embargo, a principios de este año, por lo menos 13 estados han empezado a manejar la intimidación cibernética mediante nuevas reglas y leyes para los funcionarios de las escuelas.  Ahora se les permite a los administradores suspender o expulsar a los estudiantes que molestan u ofenden a otros en línea, pero el proceso para adjudicar castigos y prohibiciones resulta lento  para que se adopte en todo el país.

Hasta que la escuela de tu hijo introduzca reglas para abolir la intimidación cibernética, es importante que monitorees la actividad y la seguridad en línea. Muchos recursos sugieren que busques el nombre de tu hijo en Google y en otros motores de búsqueda. Si existe un grupo ofensivo o alguna amenaza en algún lugar del ciberespacio, seguramente surgirá a través de ellos.

Asimismo, trata de dar a tu hijo guías prácticas para enfrentar  la intimidación cibernética. La doctrina de Para, Bloquea y Dilo es un buen lugar para empezar:

Para lo que estás haciendo y respira hondo; no contestes ni empieces una discusión en línea;

Bloquea a la persona que te está molestando; por ejemplo, utiliza la característica de bloqueo de tu correo electrónico; y

Dile a tu padre o a otro adulto en quien confíes.



Gracias por compartir su comentario con nosotros. El texto sera incluido cuando sea revisado por nuestros editores.
Escriba su Comentario:
Nombre:
Correo electrónico:
Comentario (máximo 500 letras):

Permalink | Print | Email

Share this article!