La Intimidación es Mayor en los Años de la Escuela Secundaria



Por  Paul O’Reilly

Un estudio reciente realizado por los National Institutes of Health (Institutos Nacionales de Salud) resulta una lectura muy deprimente porque muestra hasta que punto la intimidación todavía se lleva a cabo entre los adolescentes.  El estudio, lanzado en línea en el Journal of Adolescent Medicine (Periódico de Medicina de los Adolescentes), analizaba datos de una investigación realizada en 2005/2006 por  la World Health Organization (Organización Mundial de la Salud) sobre el comportamiento en los niños en edad escolar.

El estudio definió cuatro tipos distintos de intimidación: 20.8 por ciento de los que contestaron reportaron haber sido o perpetradores o víctimas de intimidación física en los dos meses anteriores; 53.6 por ciento fueron víctimas de intimidación verbal; 51.4 por ciento fueron víctimas de intimidación en las relaciones; y 13.6 por ciento fueron víctimas de intimidación cibernética en la que estaba involucrado un teléfono celular a algún otro artículo electrónico.

Los investigadores definieron la intimidación física como golpear, patear, empujar o realizar actos físicos como encerrar a un compañero de clases. La intimidación verbal incluía molestar, decir cosas malas o ponerle apodos groseros a alguien; y la intimidación  en las relaciones fue definida como propagar rumores o excluir socialmente a otros.  Los números más bajos asociados con la intimidación cibernética podrían enmascarar una mezcla de intimidación en las relaciones, ya que la inmensa mayoría de los incidentes de intimidación cibernética involucran rumores y exclusión.

El grado máximo de la intimidación ocurre en los años de la escuela intermedia, especialmente en el 7º. y 8º. El estudio confirmó algunas creencias muy esparcidas acerca de quienes realizan la intimidación y la intimidación misma: los varones tienen mayor tendencia a involucrarse en intimidación física y verbal; las niñas son más proclives a esparcir rumores o someter al ostracismo a la víctima.  La intimidación tiende a declinar a medida que los niños crecen y se sienten más cómodos con sus propias personalidades y sus círculos sociales.

El número de  amigos que tiene un chico juega un papel importante a la hora de determinar un comportamiento hostil, dijeron los investigadores.  Los chicos con muchos amigos tienen mayor riesgo de convertirse in quienes intimidan, mientras que aquéllos con menos amigos son a menudo las víctimas.  “Esto podría reflejar la necesidad que existe entre los adolescentes de establecer un status social, especialmente durante la transición hacia un nuevo grupo,” afirmaba el estudio. “La amistad protege a los adolescentes de ser seleccionados como blanco de la intimidación.”

De manera interesante, los investigadores no vieron que el tamaño del círculo social de un niño sea un factor en la intimidación electrónica, reforzando la teoría de que el Internet nivela el campo de juego de los chicos, proporcionando información y herramientas de comunicación a cualquiera que tenga un teléfono celular o una computadora.  Sin embargo, el contar con medios económicos parecía incrementar el riesgo de involucrarse en la intimidación cibernética, posiblemente debido a una facilidad para tener acceso a los artículos electrónicos.

Aunque no existe un medio seguro de evitar la intimidación en la escuela intermedia, los investigadores concluyeron que un buen apoyo de los padres ayuda a que los niños eviten un comportamiento abusivo.  Los padres sirven de modelo y los niños que vienen de hogares amorosos y que se sienten bien con ellos mismos, es menos probable que quieran acosar a alguien y, al mismo tiempo, es menos probable que les parezcan débiles a los que traten de intimidarlos.



Gracias por compartir su comentario con nosotros. El texto sera incluido cuando sea revisado por nuestros editores.
Escriba su Comentario:
Nombre:
Correo electrónico:
Comentario (máximo 500 letras):

Permalink | Print | Email

Share this article!